jueves, 18 de abril de 2013

Un rodillo llamado Bayern

El Bayern de Múnich asusta. Ayer se impuso por 6-1 al Wolfsburgo en las semifinales de la copa alemana demostrando el gran potencial que tienen en el equipo.

Sin Ribery de inicio, los de Juup Heynckes se merendaron a su rival. En los primeros compases del encuentro dejaron maniobrar a Diego, Olic y compañía saliendo a la contra con gran peligro. Parecía que no estaban pero nada más lejos de la realidad. Un equipo capaz de contraatacar de esa manera y de llevar el peso del partido como ha demostrado en otras muchas ocasiones es absolutamente impredecible. Schweinsteiger asustó de inicio y Lahm y Van Buyten casi de dan un susto a su guardameta. Pero cuando el Wolfsburgo se lo quiso creer Shaquiri robó un balón en la medular, envió para Robben y el holandés, en su mejor momento de la temporada, le puso el primero en bandeja a Mandzukic. Contra de libro y 1-0 en el electrónico.

Tras el gol, Olic se juntó a Diego para cambiar el signo de las apuestas del partido pero el Bayern se seguía encontrando muy cómodo en su faceta contragolpeadora. Así, en un nuevo contraataque Robben puso el 2-0 en el electrónico. Este Bayern te mata y ni si quiera te das cuenta. Su entereza, perseverancia e inteligencia es realmente asombrosa. Tras el segundo Olic y Naldo pudieron recortar distancias pero fue Diego, quién sino, el que puso el 2-1 en el marcador tras un disparo que buscó y encontró la escuadra de Neuer a la velocidad de la luz al filo del descanso.

Tras el paso por vestuarios, el Wolfsburgo quiso quemar sus últimas naves pero Shaquiri volvió a poner las cosas en su sitio. El suizo, recambio de lujo en este Bayern, recogió un balón suelto en la frontal y con un zapatazo inapelable sorprendió a Benaglio. El ex del Basilea robó el balón del primer gol, asistió en el segundo y anotó el tercero. Es decir, partidazo del helvético. Para colmo visitante apareció Mario Gómez. El delantero alemán disipó las dudas sobre su titularidad en Champions anotando tres goles en quince minutos para cerrar el 6-1 definitivo. Un jugador que toca cuatro balones y tres de ellos los convierte en gol merece ser una de las apuestas deportivas del once inicial.

Bayern de Múnich

De este modo, el Bayern sigue con el ‘modo rodillo’ activado y ya es finalista de copa. Su próximo objetivo es la Champions. Veremos si el FC Barcelona es capaz de desactivar al poderoso equipo alemán.  

Guillermo Fernández

Sígueme en Twitter: @prossportsmedia y visita la página de Facebook: PROS SPORTS MEDIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario